CONTÁCTENOS

  • TEL. (+506) 2267 1818
Inicio / Blog / Noticias / Liubov Otto: “El color rosado es una gran ironía”

NOTICIA

DETALLE

Liubov Otto: “El color rosado es una gran ironía”

Jan . 2016
Por: admin
0 COMENTARIO(S)

Liubov Otto: “El color rosado es una gran ironía”

  • La directora de la obra ‘El inspector’, del Teatro Espressivo, cuenta detalles importantes en torno a este espectáculo

El público que asistió a ver la obra ‘El inspector’, que se presenta en el Teatro Espressivo, se topó con un mundo donde el color rosado abunda. Está en el vestuario, en accesorios hasta en el maquillaje de los artistas.

Como todo en el arte, la selección de este color no es gratuito y detrás de este y de todo lo que ocurre en el escenario está la mente creadora de la directora Liubov Otto.

Ella aseguró que es un capricho que se dio como responsable del montaje y desde la primera reunión con los actores y demás artistas que trabajan en el montaje les dijo que todo sería de ese color.

Al principio pensó que se trataba de un simple capricho. Sin embargo con los días reafirmó que la selección no fue gratuita.

“En esta obra el color rosado es una gran ironía, porque normalmente lo rosado tiene que ver con el amor, la fuerza de las niñas, con la pureza, la honestidad de las buenas relaciones, pero en ‘El inspector’ es una fachada y sirve como una ironía donde este color maquilla todo (lo malo y corrupto)”, afirmó Otto.

Esta obra original de Nicolás Gogol le presenta al público la historia de un pueblito lejano de la capital donde sus burócratas son corruptos y sus actos son cuestionables. Un buen día el alcalde se entera que a su cantón llegará un inspector del gobierno de incógnito.

El deseo por evitar ser descubiertos lleva al alcalde y sus compinches a tratar de dar con el funcionario, en su intento confunden a un empleado público de paso con el tal inspector y es donde comienza una serie de divertidas confusiones.

La directora explicó que cuando se le pide dirigir una obra siempre comienza por una imagen que le llega a la cabeza sorpresivamente. En este caso fue un color y como trabaja desde tiempo atrás con el teatro físico no resultó de extrañar que ‘El inspector’ sea una comedia física de principio a fin.

“Existe un trabajo sobre la situación, sobre la relación y sobre ambos que se cruza. En este caso hay una situación que es la llegada de un inspector y se genera una serie de relaciones a partir de la llegada de este personaje. Es el cuerpo lo que mejor nos puede describir cómo reacciona una persona”, comentó la encargada del montaje.

Para lograr que el movimiento de cada uno de los personajes transmita una emoción es necesario que la obra tenga un ritmo, una velocidad y pausas muy precisas.

De una comedia se espera que logre que el público reír durante la misma. Esto, añadió la directora, no lo hace más o menos difícil para ella sino diferente a cuando trabaja otros géneros.

Considera que en la comedia todo es muy serio, una muestra de eso es que para cada personaje todo lo que le está ocurriendo es muy serio y debe transmitirlo al espectador, ya que de lo contrario nadie le va a creer la situación que está experimentando en medio de la historia.

“Y claro, desde la dirección es tan satisfactorio cuando un espectador se ríe porque no le queda de otra, porque es tan bueno lo que ve que no hay remedio”, mencionó con una sonrisa Otto.

Una vez que la obra se estrena es la risa la que indica si el trabajo se hizo bien o no. Antes de la gran fecha la directora aseguró que solo se puede aprender de los errores del pasado y acudir a lo que se aprendió en la universidad.

Además enfatizó que la comedia es ritmo y exactitud casi como una fórmula matemática. Por eso desde antes tenía claro dos cosas respecto al público y la obra: La primera era que todos se reirían, pero no todos lo harían en las mismas partes de la obra.

Una de las particularidades de la forma en que trabajó Otto es que realizó un montaje a partir de adaptación de la obra original (la adaptación estuvo a cargo de Andrea Gómez).

Por eso los hechos ocurren en un lugar que si bien no se dice por su nombre, los asistentes identificarán que se puede tratar de cualquier cantón alejando de San José o bien cualquier país latinoamericano.

A su modo de ver el trabajo, sobran las razones para que el público decida asistir a ver la obra.

“Hay que verla porque tiene un gran texto, es un clásico de la literatura de un autor extraordinario, porque todo el equipo creativo hizo un trabajo extraordinario para presentar un trabajo limpio que deja muy evidente el nivel profesional que hay sobre el escenario.

”También deben venir porque luego de una vida muy seria en el trabajo o la casa, este es el lugar para venir a ver algo relajado, crítico y muy divertido”, finalizó la directora de ‘El inspector’.

Las funciones de la obra son los viernes y sábados, a las 8 p. m. y los domingos a las 6 p. m., las entradas tienen un valor de 7.500 colones (general) y 10.000 colones (VIP).

Estas se pueden adquirir todos los días de la semana, de 9 a. m. a 6 p. m. en la boletería del teatro, en el Centro Comercial Momentum Pinares, en Curridabat. También al teléfono 2267-1818 o en Internet en la dirección boleteria.espressivo.cr

boletín espressivo - master